sábado, 23 de diciembre de 2006

Paulo González Cárdenas

(Huancayo - 1984) Director de Zorzal EditoresCo-fundó Millennium Group (2000) Editó el fanzine PostCruxificción (2000) y las revistas virtuales de poesía y arte Arlequín y Suburbia (2003 – 2007) Produjo los programas culturales de radio  “En La Vereda del Sol” y “Club Cultura” (Huancayo, 2005 – 2011) Promovió algunos proyectos culturales como: Recital de poesía “Legítima Utopía” (Café Galería Imaginarte – 2006) Recital de Poesía Rudimentaria “ESPANTAPÁJAROS” (Centro Cultural de la UCCI – 2007), Instalación y Performance (Multidisciplinario) “Un día en la Vida” homenaje a Jhon Lennon – Centro Cultural de la UCCI, entre otros.

Publicó los Cds de Poesía “Simplemente Pleamar – 2009” y “Tierra de Nadie – 2014”. Tiene inédito el poemario El Delirio de las Piedras.

Algunos de sus blogs:
Ha colaborado en algunas publicaciones, sobre todo en la web.

Poética: La poesía me persigue, yo no la busco. Una vez que me encuentra y estamos cara a cara ella me seduce; en ese momento lo único que puedo hacer es quedarme quieto y perplejo. En todo ese trance hay mucha fiebre. 


Déjame (entre espinas)

Déjame la melodía
y llévate la diáspora
y llévate la mano con la que escribo
tráeme la garganta de la poesía
para ver si podría crear una cuerda vocal
junto a tu libélula dorada
y a tu caja de Pandora.

Yo trataré de hacerte máscaras
de periódicos pasados
pero déjame la mínima expresión
para nombrarte “delirio de las piedras”:
         te instalarás en el piélago
         contradiciéndome.

Cada vez el recuerdo, si,
la mañana timbrará de calor
y tú huirás, llamarás a la puerta
con el caolín de miseria
terminarás en puntos suspensivos
y nuevamente extraviarás tu placer
en camas ajenas...
hay una salida a la mitad.

Déjame la angustia, minerva,
y llévate la cámara de gas
y llévate los terrones del melodramático camino
angustia
angustia y sol
tráeme la lengua azarosa
para ver si podría armar un beso
entre tu disonancia
y la alameda de los recuerdos.

Yo trataré de no olvidarte
en estos días de medita-albor;
déjame el hechizo indirecto
de llegadas a media noche:
         te tengo en el cansancio
         te tengo en el cigarrillo que se consume
         te tengo en la inspiración misma
         en la expiración.

Cada vez la costilla, si
el rojo crepuscular de mi coartada
y tú, medita-tonta, te chocarás contra el espejo
tus corolas tratarán
de rezar un padre nuestro
en el B/N de la cordura...

Good bye, good bye.

Cesta de Manzanas

A Paola Velásquez

En la cesta de tus manzanas se ha notado el olor solitario de las magnolias
el sonido helado de una cabaña ausente
hay un cadáver de mariposa
una madrépora lejanísima.

Ahí pasan volando las horas y es inevitable vivir del absoluto pasado.
El estupor miró de reojo por la cerradura y nos pasó la voz.
Tu cesta aún estaba llena de recuerdos:

faldas altivas
alforjas talladas en bronce
amores sombríos.

Ahora retozo en llanto cuando te quiebras en el desván...

tus ojos varados en la sonrisa de una luciérnaga
las tristes lágrimas de cocodrilo
tus uñas mugrientas
todo ese abatir...

La historia de la última llamada extirpándose el cerebro culminó
al empezar mi r o s t r o tu rostro el rostro
nuestro rostro;
inesperadamente azotan tus finísimas algas marinas
se acercan las panoplias rudimentarias
impidiéndome el paso para seguir en tu vida
las cortinas de tu alado cuerpo
parpadeando en la vertiente de nuestro pecado
unigénito pecado abstracto y sucio como las uñas,
frente a frente nuestros días que se suicidan
fresca como melancolía

     (aún te amo...
     amo tu mirada extenuante
     tus labios de seda
     tu profundo abatir)

Tu canasta ahora está vacía
pero desde acá se observan violetas
oscilando a la primera amistad
que disipa poco a poco las interrogantes;

tu canasta rebasaba de manzanas pero ahora está tan vacía
como nuestros corazones.

Lirio Negro

1.

Lirio Negro
para los caminos por donde camino
donde los perros ladran un padre nuestro
(las oraciones que rezan en las radios son limpias y puras)
los cometas no estallan en las aldeas
los enigmas...

Lirio negro para los caminos que camino
las magdalenas me menean el cuerpo
y yo caigo.

2.

Y ahora que me ha venido la recaída
agarro ese lirio negro del camino.

3.

Cuando la brisa me pregunta por ti
no sé qué responder
(no es fácil olvidarte, mi amor, no lo es)

4.

Es que me encuentro tan vulnerable que desfallezco:
soy un delfín que se pierde en altamar,
soy un niño de dos años,
una maldita lombriz de tierra,
un pobre escarabajo cruzando la pista,
soy un hombre triste, conmovedor,
que se aleja, arrodillado, seducido por el delirio de las piedras,
soy un cretino que se disloca poco a poco los pensamientos...
los caminos que se van...

¡Por Dios, cuanto quisiera ser un pájaro que lo soporte todo!
y alejarme por las nubes,
o los rayos, o las auroras, o las ventiscas...
disiparse en la colina negra
y coger de ese idilio negro.

5.

El vidrio ya colapsó en tus sucias paredes
(fue inevitable que se quiebren)
y las ráfagas de seda fueron atrapadas en tus cabellos:

– En ese instante se detiene mi melancolía
en ese muro ¿o acaso será en una de tus esquinas?

murallas que se ven alejadas están cercas...

ahora comienza la liturgia de los ahorcados
(yo no rezo un padre nuestro
tú sabes que no soy del todo creyente)

mi amor, amor que se va,
(o el amor que viene)
disminuye, se detiene, se amplía descorazonado,
niña de ojos tristes, despedaza tu simpatía,
monopoliza mi abreviatura en ocasos;

veo que mueres en esa calle, con tu vestido rosa
y tus zapatos desgastados
(oscuros o marrones, no logro percibirlos del todo)

se han manchado de color rojo-púrpura, algo viscoso,
de tu asquerosa sangre
sangre sangre sangre sangre, y me bebo tu sangre –

6.

El Odio...
él odió...
odio yo...
y
en ésta hueca mañana que nos cobija
lleno de dolor
me entrego a tus miserias...
a tu miserable compañía.

Aunque debería decirle a la brisa que no te vi
y, cuidadosamente, mentirle
(quizá hubiera sido mejor mentirte)

7.

Ésta luna que poco a poco mengua
se encuentra sola
con aquella sonrisa vieja,
y... piensa...
piensa en el albergue de los laberintos
que se ha consumado...
un medio retorno que tirita en el agua
un despojo humano rompe en llanto, un...
un... no sé qué... y se acerca cada vez más...
y más... y más... y más...
locos y tontos corazones amargos
el desabrido buffet se ha servido en nuestra mesa
(pase, pase, hay de todos los precios, pase,
por única y exclusiva vez en su casa, pase,
no lo olvide, pase pase pase, la entrada es gratis,
pase...
la salida vemos...)

8.

Contestas renuente y triste
a la retahíla de palabras mías

es que tu naturaleza no es de ser una mujer íntegra...
hubiera sido mejor no conocerte, mi amor,
hubiera sido preciso...
preciso... preciso...
y es desquiciante ahora tenernos mutuamente
porque el valor que nos acoge se ha convertido en odio
porque el amor siempre será amor
y el odio señalará a los muchachos con su dedo medio
porque la mierda tiene que ser mierda, amor
mierda, mi amor, tan sólo mierda, m i  a m o r.

Porque cuando estemos felices
o cuando muramos juntos
plácidamente
te entenderé
(y hoy no me entiendes)

9.

Hazme un favor:
dile al águila que no se detenga
que no se conforme, aunque pequeña
y triste,
que no se conforme sólo de las nubes.

5 comentarios:

Annia dijo...

Me gusto mucho el poema en forma de árbol, muy original!

Nath dijo...

Woww..esta mi nombre en un poema..y dice Annia y CArlos...jejejejeje =P

Anónimo dijo...

Ya veo que lo tuyo es la sensibilidad del arte, espero que nunca desmayes en lo que es parte de tu ser. muitos beijos. y nunca te olvides de la que te enseño estadistica...recuerdas? fue hace tannnnnto

ÉCLIDES dijo...

Como tiene que ser, sin compromiso surge un estilo, una búsqueda que no quiere encuentro... un verso sin balcón o sin abismo
Una personalización de un sentimiento
que expande para centrar...
en el más nuestro de nuestro universo
una verdad que no escapa
de su verdad mentida

Así encuentro a tu poesía
rebelde, y libre
esclava sólo de sus propias alas

Un abrazo

Anónimo dijo...

Todo lo suyo es admirable.
nty